Ir al contenido principal

Pan integral o hipocresía

Ayer estaba mirando fotografías en Instagram. Es una red social donde subimos nuestras experiencias y fines de semana en formato audiovisual. Ahora bien, todos estamos de acuerdo en que muchas veces la realidad virtual y la física no se corresponden.

Es como ver una hamburguesa en la carta, parece perfecta...y después claro, es decepcionante.
¿Mentimos en nuestra vida diaria? Como bellacos. ¿Somos iguales de puertas hacia fuera que en casa? Obviamente, no.

Pero, esto está llegando a límites en los cuales vemos perfiles de gente que practica deporte todos los días y que parece igual de idílico que la hamburguesa. Personas sin arrugas gracias al Photoshop, con una dieta diaria de pan integral y agua, haciendo vídeos donde parecen los más felices del mundo.

No, no van a hacerlos cuando están mal, está claro, pero tanta felicidad y perfección me embriaga...y también me hace sospechar. Por la calle solo veo rostros tristes y gente aburrida, la verdad.

¿Por qué en Twitter todo el mundo parece tan revolucionario, inconformista y solidario, pero se ve todo lo contrario en las urnas?
La victoria de Trump, uno de los personajes (porque es un personaje) políticos más lógicos, solidarios y tolerantes que jamás he visto en el terreno, me ha hecho comprender que estamos tomando un camino hacia las barreras y la discriminación.

También lo hacen el ascenso de Le Pen en Francia, o del partido ultraderechista de Wilders en Holanda. Esta situación demuestra que mucha gente no se ha fijado en la historia, sí, en esta que nos dice que el racismo, xenofobia y extremismos no nos han traído nada bueno.

Esta que, extrañamente, nos abre los ojos para ver que nunca hemos sido "españoles" desde el principio de los tiempos. Somos una combinación de culturas, evolución, razas, y según dicen, un poco de inteligencia.

La sociedad es hipócrita, se habla de valores y lo único que valoramos es el dinero. Si de aquí 50 años vinieran los extraterrestres, tendríamos mucho trabajo para explicar por qué unos papelitos de colores controlan el mundo entero, y hacen que nos matemos entre nosotros...incluso hasta llegar a matar al planeta tierra.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevista: Tras la guerra civil | La historia a nuestro alcance

Buenos días,
Como ya sabemos, el ser humano tiene la innegable necesidad de conocer. Quiere saber lo que esta pasando en este momento, quiere saber lo que va a pasar en el futuro, aunque...también quiere saber que es lo que ya ha pasado.
Pero muchas veces nos encontramos con que tenemos que recurrir a material de terceros para encontrarlo, o documentos de hace un siglo que lo puedan verificar, así que...¿porque no aprovechar nuestro propio material para averiguar el pasado?
De esta manera, he traído a mi abuela, que vivió la dura etapa de la posguerra, como muchos otros de nuestros mayores que vivieron esa época. ¡Vamos allá!

>Buenas tardes, gracias por recibirnos...tenemos preparadas unas preguntas para responder¿preparada?

>Claro

>Vamos a retroceder un poco ¿Recuerdas como se enfrentaron tus padres a la guerra?

>Mi padre se fue a la guerra y no volvió nunca. Nos mandaron una carta donde ponía que lo dieron de baja, mi madre se quedó esperándolo...cayeron muchos, y segurame…

El laberinto de espejos

Cogió cuidadosamente las partes de madera que lo sujetaban. Se alzaba la cortina, todos expectantes y su personaje preparado.

Los hilos se movían de un lado a otro, cruzando entre los otros actores sin mucho sentido.
El titiritero se parecía bastante a su marioneta, su propio muñeco, el personaje del gran teatro. Aunque sus facciones eran muy similares, cambiaba la manera de andar, de sentarse, de hablar, de actuar...incluso de reír. De mirar el mundo.

Lo observaba desde su puesto, con una mirada en el exterior y otra en la vida real, ya que el muñeco obviamente no lo reconocía como suyo.
Se lo habían dado, como quien regala un par de gemelos para la camisa en una celebración, aquellos que seguramente no nos gustaban ni nunca nos pondríamos.

Pinceladas olvidadas

Sola frente al lienzo queriendo plasmarme sin saber el comienzo

Pido a las hojas de otoño a la lluvia de abril y al recuerdo de antaño
Que me dejen recordar el color de mis sueños aquella felicidad esos anhelos
Pero la lluvia borró aquella pintura mi alma enterró dibujó la suya
Y miré con esmero Busqué recuperarla pero en el lienzo ya no quedaba