Ir al contenido principal

El futuro...o cómo deprimirse en un párrafo

Me declaro oficialmente perdida, pero como muchos otros.
Señores "realistas". Es hora de que admitamos lo que somos, pesimistas y punto.
Pero ¿Cómo no serlo en la posición en la que nos encontramos?
Tres meses para decidir en que gastar (demasiado) dinero, con el objetivo de encontrar una labor en el futuro. O no.

Llevo quince años siguiendo una línea recta. Una línea en la que debía estudiar lo que tenía delante. Algunas veces con agrado y otras no tanto.
De repente, me encuentro al final de la línea, o al final del precipicio como diríamos los pesimistas.

Muchos ansían acabar segundo, ese año "terrorífico" en el que se supone que los alumnos no salen de sus casas.

Lo cierto es que yo no, porque la perspectiva es un poco borrosa desde este punto. Cada vez que encuentro una razón para lanzarme a ver si soy de los pocos que no cae en seco, me topo con mil desoladoras razones para retroceder (cifras del paro, desprestigio del trabajo, enchufismo, precariedad...).

No es que necesite una dosis de ganas extra, me apetece apuntarme a cursos, aprender, leer, trabajar, practicar, escribir, buscar, viajar...
A casi todas las asignaturas o libros les encuentro aunque sea un mínimo interés, que a veces se va reduciendo a medida que los "empollo", todo hay que decirlo.

Pero sin desviarnos del tema, diré que me desquicia no poder leer una noticia por no saber de que va el conflicto bélico nombrado o sus protagonistas.
También me frustra no saber más de política, literatura, economía, arte, biología, historia...

Pero he llegado a la conclusión de que tener tantos intereses dispersos sin sentir pasión por ninguno en concreto es, por lo menos a estas alturas, inútil.
Quien sabe si pasados veinte años leeré esto y soltaré una carcajada, sabiendo que hace tiempo existía una versión de mí misma tan melodramática y negativa.

Pero ahora mismo la presión se enreda en mi garganta, mientras veo como las varillas del reloj corren en mi contra.

El futuro a mis ojos ya no se presenta gris, está alcanzando un tono negro oscuro...donde la oportunidad depende de muchos factores y cada vez se escapan más lejos.

Espero haber alegrado vuestro día, un cordial saludo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevista: Tras la guerra civil | La historia a nuestro alcance

Buenos días,
Como ya sabemos, el ser humano tiene la innegable necesidad de conocer. Quiere saber lo que esta pasando en este momento, quiere saber lo que va a pasar en el futuro, aunque...también quiere saber que es lo que ya ha pasado.
Pero muchas veces nos encontramos con que tenemos que recurrir a material de terceros para encontrarlo, o documentos de hace un siglo que lo puedan verificar, así que...¿porque no aprovechar nuestro propio material para averiguar el pasado?
De esta manera, he traído a mi abuela, que vivió la dura etapa de la posguerra, como muchos otros de nuestros mayores que vivieron esa época. ¡Vamos allá!

>Buenas tardes, gracias por recibirnos...tenemos preparadas unas preguntas para responder¿preparada?

>Claro

>Vamos a retroceder un poco ¿Recuerdas como se enfrentaron tus padres a la guerra?

>Mi padre se fue a la guerra y no volvió nunca. Nos mandaron una carta donde ponía que lo dieron de baja, mi madre se quedó esperándolo...cayeron muchos, y segurame…

El laberinto de espejos

Cogió cuidadosamente las partes de madera que lo sujetaban. Se alzaba la cortina, todos expectantes y su personaje preparado.

Los hilos se movían de un lado a otro, cruzando entre los otros actores sin mucho sentido.
El titiritero se parecía bastante a su marioneta, su propio muñeco, el personaje del gran teatro. Aunque sus facciones eran muy similares, cambiaba la manera de andar, de sentarse, de hablar, de actuar...incluso de reír. De mirar el mundo.

Lo observaba desde su puesto, con una mirada en el exterior y otra en la vida real, ya que el muñeco obviamente no lo reconocía como suyo.
Se lo habían dado, como quien regala un par de gemelos para la camisa en una celebración, aquellos que seguramente no nos gustaban ni nunca nos pondríamos.

Pinceladas olvidadas

Sola frente al lienzo queriendo plasmarme sin saber el comienzo

Pido a las hojas de otoño a la lluvia de abril y al recuerdo de antaño
Que me dejen recordar el color de mis sueños aquella felicidad esos anhelos
Pero la lluvia borró aquella pintura mi alma enterró dibujó la suya
Y miré con esmero Busqué recuperarla pero en el lienzo ya no quedaba